martes, 31 de mayo de 2011

ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE MI PADRE, EL POETA DE LA PAZ

 Llevo toda la mañana escribiendo en tu blog; atrás han quedado las depresiones de la semana pasada. Es lo que tú me decías: el trabajo es lo que nos da la felicidad. Y sé que hoy hace tres años que te fuiste, pero ¡me siento tan cerca de ti, papá! Cuando pensé en copiar tus poemas en un blog creí que lo hacía por ti, pero, no: lo has hecho tú por mí, como tantas cosas has hecho siempre. La primera vez que gané un premio de poesía -el segundo premio Ciudad de Córdoba Juvenil- fuiste tú el que, sin decírmelo (sabías que a mí eso de los premios no me gustaba, por mi eterno miedo al fracaso) envió las poesías mías que mejor te parecieron; probablemente no las que hubiera elegido yo, pero, bueno, ¡a los hechos me remito!: me dieron un premio y un dinerillo -veinte mil pesetas del año 82- que me sirvieron para comprarme una máquina de fotos con flash, ¡mi ilusión de los quince años!, y para pensar: "anda, a lo mejor no soy tan mala poetisa". Años después, mi novela tan querida, aquella que escribí para la niña, con ella de protagonista, y su amiga Sandra, y Sonia, mi sobrina, y Villafranca de Córdoba, y una profesora que no existe y a la que yo "veía" tan clara como veo las flores desde mi ventana, Su mirada azul escondía un misterio -ahora el título me parece de lo más novela rosa, cuando era una sencilla novela para chicos- también ganó un primer premio, y también fuiste tú el que la envió sin decirme una palabra.
   Y no llegaste a verla publicada... ¡qué dolor siento cada vez que pienso en eso! Me lo decías:  "me voy a morir sin verla". Y yo: "que no, papá, que me han mandado ya hasta la portada para que la apruebe...". Pero tuviste razón. Es más: ¡cuántas veces he pensado si no fuiste tú, desde esa otra orilla, el que hizo que por fin las cosas avanzaran aprisa para que mi sueño de ver publicada mi novelita se cumpliera! Porque no había pasado un mes de tu muerte cuando me llamó Eladio Osuna para decirme que ya, seguro, saldría en Navidad. ¡Y así fue: el día antes de Nochebuena la tuve en mis manos! Y yo pensaba -y pienso-: ¿habrá sido el regalo de Navidad de mi papi? Y Anais también lo pensaba. Y ¿por qué no? ¡Si tú lo conseguías todo, si tú tenías fe siempre en los milagros! ¡Si, cuando yo era chica, me asegurabas que era íntimo amigo de Melchor, y todavía lo creo!
   Hoy, papaíto, mi papi, te siento cerca de mí. A veces una lágrima humedece mis ojos, pero no es tristeza, no te preocupes. Sé que estáis juntos, que es lo que tú querías; lo que pasa es que os añoro mucho. Espero que en el cielo, en esa orilla en la que estáis, haya lugares en los que reunirse tranquilamente, en torno a una mesa, con  una copita de tu vino preferido, o tal vez alguna tarea que hacer, como doblar calcetines o pelar guisantes, algo que nos mantenga las manos ocupadas y la lengua suelta, para charlar los tres, y reír, y contarnos cosillas del día a día, o recordar anécdotas. Ay, espero que volvamos a tener nuestras tertulias que entonces parecían cosa corriente, que no apreciábamos (¿o sí?) en lo que valían.
   Voy a seguir pensando en ti, en vosotros, sin extenderme más en este blog. Podría escribir eternamente pero quizá sea mejor parar ya, y buscar alguna imagen que poner, y un poema tuyo para mí, papá, de esos que siempre me hacían llorar y no quería leerlo, y lo leía al final porque me encantaba, y lloraba, y...
   Va por ti, papi.


EL MINUTO PERDIDO

Desde la cumbre remota del pasado
-(cuando sus ojos de todo se asombraban)-,
cuando la luz y la sombra todavía
eran un extraño enigma para su alma,
he venido recorriendo un camino
hecho de recios peldaños de añoranzas.

He cortado de los árboles del recuerdo
-(¡ay, aquellos viejos árboles, ya sin ramas,
que casi no tienen troncos ya, ni sombras
para el menguado cobijo de mi charla!)-
he cortado un ramillete de ilusiones
para hundirlo poco a poco en la Nada.

He cogido entre mis manos un minuto
-(uno de aquellos minutos de su infancia,
donde el cándido poema de la risa
era sueño y emoción en el alma)-
y entre mis manos se queda, melancólico
y triste, como una cosa olvidada...

¡Ay, aquel viejo minuto que se pierde!
¡Aquellas inolvidables madrugadas
en que sus brujos ojitos nos decían
(graves, callandito y casi sin palabras):
-"¿Me dejáis que me acueste con vosotros...?"-
tendiéndonos sus bracitos de albahaca...!

¡Aquel minuto flotando para siempre
en horas de renuncias y añoranzas!
Cuando eran nuestras sus risas. ¡Siempre nuestras
sus diabluras, sus gracias! ¡Sus miradas...!
Cuando todo su mundo era nuestro mundo.
¡Nosotros! ¡Nuestras caricias! ¡Y la casa...!

¡Aquel minuto flotando para siempre
-ay, rosa, la bella rosa más rosada-
quién pudiera eternamente retenerla
entre mis antiguas manos desoladas...!
Y sentirla siempre niña. Aunque "niña"...
¡mi niña...! ¡lo será siempre para mi alma!

Cristóbal Vega Álvarez


   Y, ya que de lágrimas está la mañana, ahora voy a transcribir otro de tus poemas que me hicieron llorar desde que lo leí por primera vez, cuando tenía diez años y salió tu libro Por las riberas del Tinto. Y conste que era para llorar, y que cualquier hija que leyera algo así escrito por su padre lloraría y se permitiría reprocharle, gritarle: ¿cómo puedes decir eso, papá?
   Ay, estos poetas...


...AL CORRER DE LOS AÑOS


Cuando el Amor despierte en tu alma, amor;
cuando luzcan en ti las primaveras;
cuando abran las magnolias tempraneras
sus corolas de aroma seductor...


Cuando adquieran un tono soñador
tus ojos de miradas placenteras,
y se pierda en lejanas sementeras
el dulce lirio azul de tu candor...


Cuando no valgan ya estos besos míos
ni nada signifiquen mis ternuras
para tu corazón lleno de bríos...


Guárdame, niña, un ramo de dulzuras
para el triste amargor de mis hastíos
a cambio de estos años de venturas...


Cristóbal Vega Álvarez

   Sí, repito: ¿cómo pudiste decir eso, papá?

   Y ahora voy a poner lo que escribí para ti, cuando te fuiste, aunque lo he puesto ya en tu blog "el poeta de la paz", pero aquél es aquél y éste es éste. Y me apetece copiarlo otra vez.


A MI PADRE

Porque quisiste hallar la blanca estrella
donde habitaba tu perdida amada.
Porque en tus noches perseguías su huella
y al despertar la sombra te cercaba.

Porque en tu soledad sólo anhelabas
continuar el diálogo cerrado.
Porque era su cabeza en tu almohada
un sueño, tan remoto, tan soñado.

Porque tu alma no era ya tu alma; 
porque ella te llamaba, la seguidte.
Porque de lejos, del azul del alba
cortaba rosas para ti, te fuiste.
Volaste hasta alcanzar su mano blanca
por cantarle tu verso, hermoso y triste.

Ana Vega Burgos



5 comentarios:

  1. Luis Bonaventura ha dejado un nuevo comentario en su entrada "ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE MI PADRE, EL POETA DE ...":

    Es muy bonito lo que escribes, pero lo mejor es lo que consigues escribiendo, que es encontrarte a ti misma. Un saludo.



    Publicado por Luis Bonaventura para Desde mi niebla a las 31 de mayo de 2011 08:27

    Sin querer he borrado los comentarios en el blog así que los estoy copiando desde el correo. Gajes del oficio, o mejor, de no conocer todavía el oficio.

    ResponderEliminar
  2. ¡Como me gusta tu página, Ana!
    De ésta no me habías hablado. La he encontrando buceando entre las estadísticas de mi blog.
    Tiene gusto, clase y calidad literaria.
    Ánimo

    ResponderEliminar
  3. Debería estar prohibido escribir/describir tanta belleza y tanto sentimiento desgarrador incluso, sin previo aviso al usuario que acuda a tu lectura.

    Deberías poner algo así como : Prohibida la lectura a los débiles sentimentales.

    Uuuuuffff.


    Si hermosos son los versos, que decir de lo que expresan.

    Esta mañana he encontrado una fortuna en este blog, espero volver y seguir...disfrutando con él.

    Saludos desde El Bierzo.

    ResponderEliminar
  4. Yo sí que digo: uffff... me ha encantado que me encuentres así, de pronto; a mí me pasa igual, descubro blogs que me dejan helada o emocionada, y me encanta
    Me alegro de que te haya gustado; pues si quieres pasarlo un poco peor (al menos yo lo pasé mal pero feliz) pásate por mi otro blog:cristobalvegaalvarez.blogspot.com , también el mismo día, también "aniversario de la muerte de mi padre". Fue un día... bueno, al menos me sentí con él y a su lado. También él era gaditano, nació en la estación de El Cuervo,en la provincia de Cádiz.
    Me voy a tu blog. Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Hello! I could have sworn I've visited this blog before but after browsing through a few of the articles I realized it's
    new to me. Nonetheless, I'm definitely happy I stumbled upon it and I'll be
    book-marking it and checking back frequently!

    Check out my blog post ... Energy Efficiency Loans

    ResponderEliminar

Contacto

Ana Vega Burgos
anavegaburgos,@hotmail.com