lunes, 1 de julio de 2013


Tengo esta foto guardada desde enero. ¡No puedo presumir de "lo pienso y lo hago", no! Ya sabéis que últimamente -bueno, hace mucho ya- voy a trancas y barrancas, igual estoy exultante que me hundo en mi pozo, igual tengo tantas cosas que hacer que no doy abasto que me quedo mirando a la nada con la más infinita desgana. La verdad, ya sí me estoy planteando muy seriamente ir al médico y empezar a tomar algo para la depresión. Parecía que todos los años la superaba al llegar la primavera, pero este año me siento como si estuviera constantemente esperando algo que no llega, y no llega, y se me pasan los días esperando no sé qué y sin disfrutar lo que tengo. Y temiendo al calor tremendo del verano cordobés. Y temiendo al invierno, después, que me trae la depresión cotidiana. En fin... ¡que estoy hecha un desastre!
   Pero esta entrada la tenía prometida (a mí misma) desde que empezaron a florecer los primeros lirios. Estos fueron los primeros: tres lirios en la bajada del río, solitarios, ni uno más por ningún lado hasta dos semanas después. Eran como una sonrisa, como una promesa de primavera, calidez y dulzura. Me encantó verlos y me apenó un poquito cortarlos, pero sentía que estaban puestos ahí para mí, para alegrarme un poquito.

Estas otra foto es para Ester; se lo prometí también hace muchísimo, cuando empezaron las amapolas y ella comentó lo que le gustaban.

  Y, aunque parezca increíble, me duró el ramo unos cuantos días, y después fueron cayendo uno a uno los pétalos rojos de las amapolas y los fuimos dejando sobre el platito que había bajo la jarra (porque la jarra perdía), estaban tan bonitos... M.P. puede ser irritante a veces (con los yogures sobre todo, sí) pero está pendiente de traerme flores, frutos silvestres y todo lo que se imagina que me puede gustar.

 Este año, la primavera ha sido increíblemente florida, como nunca. Aquí en mi pueblo, y en Córdoba, según me dijo Anais, también, ha habido invasión de esas campanitas moradas que suelen crecer de poco en poco todos los años por el campo. Estaba el camino por el que solemos ir a pasear cada tarde tan petado que no se podía pasar, tuvimos que cambiar de itinerario, las campanitas te agarraban, te enganchaban, los cardos -gigantescos- se te pegaban a las perneras de los pantalones, y como se te ocurriera llevar piratas, ya podías reírte de ti mismo.

   Esto no es nada, de verdad, para cómo se veía:


   Lo que se ve al fondo, las barandillas blancas, es una parte del embarcadero, que el río lo destrozó en la crecida. Yo lo vi romperse en directo, fue grandioso y triste, el agua lo torció como a un sacacorchos y lo hizo tres pedazos. Unas semanas después los sacaron del agua y lo dejaron ahí -es el paseo del río-, ahora ya lo han llevado a otro sitio, esperemos que puedan arreglarlo aunque una parte se la llevó el agua no sé adónde y la otra está muy, muy deteriorada. 

  Las margaritas, en febrero, cubrieron todo el camino de la Fuente Agria:

   Lindas, ¿verdad? Es una flor tan humilde, tan común, pero tan bonita y dulce que se hace querer más. Aunque os confieso que, desde pequeña, los lirios del campo fueron mis favoritos.
 Cuando vivíamos en Niebla, los lirios solían empezar a florecer a finales de enero, y mi padre, que trabajaba al aire libre, en las canteras, siempre traía "los primeros lirios de la primavera" para mi madre. Era algo que marcó mi infancia, yo amaba esas flores, su color, su perfume, y lo que simbolizaban: el amor imperecedero de mis padres.
 Después, tenía yo catorce años recién cumplidos cuando nos vinimos a vivir a Córdoba, y dejé de ver los lirios. Ya en Villafranca, empecé a buscarlos cada año: mi madre me dijo que los había por el Cerrillo, y yo fui a buscarlos y no los hallé. Ni en la Fuente Agria. Ni en el río. Años y años añorando los fragantes lirios silvestres. Una vez, yendo al mercadillo de Albendín -allá por donde Cristo perdió el boli- vi a lo lejos una mancha lila y supe que allí estaban. Le rogué a mi ex que parase, que me acercase -había un camino- pero me dijo que otro día, que llevábamos prisa. No volvimos por allí.
 Tantas ganas tenia de volver a ver los lirios que organicé un viajito de dos días a Niebla, en febrero, solo para buscarlos. Eso ya cuando estaba con M.P. Y dos días antes de irnos, fuimos a dar un paseo con la moto, camino de El Carpio -el pueblo vecino- y, de pronto, a un lado de la carretera, ¡los vi! ¡Montones y montones de lirios! Fue una orgía de reencuentro, lloré y reí, fui tan feliz... Y ¿sabéis lo mejor? Desde aquel año -fue en 2009. todos los años veo lirios, muchos lirios, y sí que crecen aquí, en el Cerrillo, en la Fuente Agria, en el camino del río... Solo que yo los buscaba siempre demasiado tarde. Y son tempraneros, poco después de Navidad empiezan a salir, pequeños, humildes, tímidos, bellos y dulces, ahí están. M.P. me los trae siempre en cuanto los ve; también vamos juntos a verlos y a recrearnos. Los adoro. Tienen el tallo muy corto, quizá no luzcan como una rosa, ni siquiera como un ramillete de amapolas, pero, para mí, son un símbolo inolvidable. 

 También quiero poner aquí las fotos de una higuera que nos impresionó por lo tremendamente cargada de higos -todavía verdes- que está. Y es que se siente protegida, creo yo, porque ha nacido en medio de un enorme rosal silvestre. Es casi imposible llegar a los frutos, y por eso crecen tan lujuriosos, tan frondosos, sabiendo que si alguien estira la mano para cogerlos, su protector el rosal les pinchará sin dudarlo.

 A la vez que las fotos, voy a poner también un poema que leí hace muchos años. De hecho -otra batallita, por Dios- fue mi tía Herminia quien me lo enseñó, copiado por ella en un papel, lo había leído en la Biblioteca y lo había copiado para mí porque supo que me iba a encantar. En efecto, era -es- hermoso, tierno y lleno de dulzura. Es de Juana de Ibarbourou, lo que he leído de ella me gusta mucho.


Porque es áspera y fea,
porque todas sus ramas son grises,
yo le tengo piedad a la higuera.

En mi quinta hay cien árboles bellos,
ciruelos redondos,
limoneros rectos
y naranjos de brotes lustrosos.



En las primaveras,
todos ellos se cubren de flores
en torno a la higuera.

Y la pobre parece tan triste,
con sus gajos torcidos que nunca
de apretados capullos se visten...
                                                                                                                  




Por eso,

cada vez que yo paso a su lado,

digo, procurando

hacer dulce y alegre mi acento:

"Es la higuera el más bello

de los árboles todos del huerto".  
  
                                                    
Si ella escucha,
si comprende el idioma en que hablo,
¡qué dulzura tan honda hará nido
en su alma sensible de árbol!


Y tal vez, a la noche,
cuando el viento abanique su copa,
embriagada de gozo le cuente:
                        "¡Hoy a mí me dijeron hermosa!"                                               
                                                                                                                Juana Ibarbourou       

  ¿Verdad que es un poema que llega al corazón?                             

                                                                                                                                             

38 comentarios:

  1. No hace falta que vayas al médico, tu padeces, de momento, solo, un fuerte ataque de ( lírica)
    melancolía.

    Algo común en las almas sensibles.


    Saludos desde El Bierzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a lo mejor es eso, Paco, pero estoy harta y quiero sentirme viva, quiero reír, quiero tener ganas de todo, de hacer cosas en la casa, de salir, de ver la tele, quiero volver a tener ganas de leer, que llevo meses y meses en los que ya no leo con la voracidad de antes. De hecho ¡casi un año! Algo habrá para mí, ¿no?, que me ayude a curar esta melancolía que me habla solo de tristeza, muerte y desilusión.
      Gracias por tu punto de vista, en realidad es halagador, pero... ay... estoy cansada de melancolías, te lo juro.
      Un beso desde Villafranca.

      Eliminar
  2. Si, es verdad, es un poema que llega al corazón al igual que ese paseo lleno de hermosos lirios, amapolas, puentes blancos, margaritas incluso higueras que has compartido tanto en fotos como en sentimientos.

    Te vi (virtualmente hablando) hace un rato en mi pequeña China, note tu presencia aunque tengo cerrados los comentarios. En el contador de visitas que hay en el lado izquierdo del blog estaba tu pueblo y por tanto pense que también andabas tu por alli.

    Cuidate mucho preciosa, cuida esas nostalgias y esa tristeza...ve al médico y cuentale como te encuentras. La depresión es una enfermedad que se hace eterna y llena de tristeza. No dejes que el cambio de estaciones te arrastren de una recaida a la siguiente. Si es ciclotimia o es depresión nadie mejor que tu médico de cabecera para indicarte que hacer.

    A mi me has alegrado el día con tu presencia en este post lleno de fragancias y sensibilidad. Pero sobre todo ese recuerdo al amor entre tus padres, desde hoy creo que cuando me fije en los lirios lilas del camino también me acordare de este nuevo significado de amor y complicidad familiar.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que estuve por tu casa, Neuriwoman, sorprendiéndome mucho ante lo que decías de los visitantes de China. Se siente una más acompañada, más real, ¿verdad?, ante esas visitas, aunque no dejen huella en los comentarios.
      Me alegraría mucho de que, a partir de hoy, cuando veas los lirios estos te recuerden al amor eterno, igual que a mí. Es una manera de inmortalizarlos.
      Y sí, iré al médico porque no tiene sentido esperar a ver si mejoro y comprobar que no, que sigo con estos altibajos. Mi pareja fue, también después de haber tocado fondo, realmente, y no sabes la mejoría que ha experimentado.
      Un fuerte abrazo igual para ti!

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Hola Jana.
    Hermosas tus letras, bellas tus fotos, y esos higos...que muy agusto me los comeria, aqui, casi ni se ven.
    Perdón pide mi alma por el retraso
    Vuelo a contraviento
    Voy a muy lento paso
    Pero hasta aquí llego con ilusión
    Todo lo miro, leo, disfruto y agradezco
    Desde el fondo de mi corazón.
    Te deseo una buena semana
    Un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  5. Ya lo eres mi querida Jana...y nunca lo dudes, pues nuestras visitas y comentarios más o menos seguidos según el tiempo del que disponemos, mantienen vivos y activos nuestros espacios, donde el alma de sincero sentimiento, siembra esa semilla de amor universal al TODO, sin distinción, lo que hoy hay en mi espacio son, gotas de rocio recogidas de hermosos comentarios y versos que son, vuestro regalo y gratamente recojo y guardo, para un oportuno instante.
    Otro abrazo grande.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Ámbar, gracias por responderme aquí, y gracias por tus palabras. Es tan bonito, hermoso, lo que dices, y lo que te dicen porque lo inspiras, sin duda, que me encanta habernos conocido a través de Kasioles. ¡Cuánto consuelo y afecto podemos darnos a través de estos pequeños espacios rodeados de azul! Hace menos de un mes estaba planteándome dejar el blog, por falta, más que de tiempo, de ánimos, y fueron los comentarios los que me hicieron decirme: no, no puedo, no debo. Y sois vosotros los que me dais fuerzas para seguir, aunque pase el tiempo y no me apetezca escribir nada, pero paso por vuestras casitas, y os leo, y me siento renovada.
      Un besazo enorme.

      Eliminar
  6. ¡Hola , soy André y también tengo una higuera que nunca ha dado flores pero siempre brinda excelente cosecha .
    Me gusta lo que escribes y me gusta como expresas tus sentimientos y con depresión o sin ella te amenazo muy seriamente con volver.
    Y por AMBAR te conocí
    Hermosas resultan tus fotos, si sabes hacer todo lo que me gusta a mí.
    Volveré
    André

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, André, ¡espero que lleves a cabo esa amenaza, y vuelvas! Gracias por pasar y por pensar en quedarte. Me alegro de que te gusten mis fotos, hay tantas cosas bonitas por fotografiar, a veces me gustaría tener mil ojos para verlo todo desde mil perspectivas diferentes, otras veces veo fotos tan bellas que superan a la realidad.
      Espero que, en efecto, vuelvas.
      Yo también iré a visitarte.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Indiscutiblemente Juana de Ibarbouru llega al alma y cala hondo.
    Pero el hermoso paseo florido diseñado en este post tuyo, no se le queda un ápice corto.
    ¿Y aun así, aun con tanto elemento de naturaleza propicia, dices te invade la depresión?
    Si ha de serte útil, aquí me tienes, para decirte una sola palabra: Ánimo
    Dos palabras: Ánimo y adelante, Jana.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Pilar, gracias. Es verdad que, con tantas cosas alrededor, no debería sentir que me hundo, y sin embargo... es así. Supongo que es una mala época, sin duda: paro, nido vacío, los años que de pronto empiezan a pasar muy deprisa haciendo que te preguntes tantas cosas... en fin, aquí estoy hecha un desastre por rachas. Y cada vez son más largas esas rachas, que es lo peor.
      Un fuerte abrazo, guapísima, claro que me son útiles tus palabras, toda palabra de aliento se agradece y llega a surtir efecto.

      Eliminar
  8. desde mi niebla te leo maravilloso

    ResponderEliminar
  9. Gracias por el mensaje de amor que me has enviado por este momento que estoy pasando, algunos lo pueden tomar como una exageración de mi parte pero yo soy así muy sensible con los animales, con los seres humanos, con todo aquello que me rodea y a lo que me aferro mucho porque siempre tuve poco afecto, una familia chica.

    Desde ya no tengo palabras para agradecer tanto cariño, no podía leer los mensajes porque lloraba aún más, tampoco podía ver las imágenes que había subido y las palabras que yo misma le había dedicado a mi adorada gatita. Es que fue muy fuerte para mi todo esto. No sé... debe ser porque estoy en otra etapa de mi vida.

    Te dejo un beso enorme y todo mi cariño, gracias, gracias... un abrazo tan grande como un cielo para ti.

    Cariños enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Luján, no creo que exageres en absoluto, el amor de tu pequeña gatita fue incondicional, como es el amor que nos dan nuestras mascotas, y es completamente lógico que una persona cariñosa y sensible lo sufra en el alma, lo inhumano es lo contrario, sabes. Lo que no había pensado nunca es en lo que dices de que te aferras mucho a los cariños por haber tenido una familia chica. Tienes toda la razón, y seguramente eso es también lo que a mí me ocurre, porque tuve muchísimo cariño de mis padres pero, claro, fui hija única, y mi cariño lo ponía en mis amigas, para mí eran como hermanas, y a lo largo de toda mi vida he tenido esa carencia. Aun hoy mi familia sigue siendo pequeñísima, mi niña, mi pareja y yo. Eso explica muchas cosas.
      Espero que hoy estés un poquitín mejor, anímate, sal un poco, mézclate con la gente e intenta superar tu pena. Piensa, como decías, que ella está bien acompañada y que no quieren verte tan triste.
      Un abrazo muy fuerte, bonita, de verdad, sonríe un poco y mira al cielo.

      Eliminar
  10. Mi niña ¡qué mala puede ser la primavera!
    Y cuando te llega la tristeza del estado de ánimo, cuando te sientes hundida en un pozo sin ver la luz ni salida, es entonces cuando te sientes tan perdida, que pides ayuda para descubrir que sale el sol y es de día.
    Según escribes, tú puedes luchar contra esa depresión, no creo que sea muy mala, yo pienso que te durará unos días, ya llegó el verano y las flores, el río, los árboles, te darán alegrías.
    Y ese o esa M P que tienes, que trata de agradarte y vela por tus gustos, te levantará el ánimo, con sus flores, te manda mensajes de cariño y yo creo que son la mejor medicina.
    Bonito poema, es más, a mí me encanta la higuera.
    Te deseo todo lo mejor.
    Agradezco tus letras y el cariño que me dejas.
    Yo también quiero dejarte un fuerte abrazo.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Kasioles, ojalá fuera cosa de unos días, llevo ya mucho tiempo mal, es cierto que a veces me siento mejor y más animada, pero parece como si siempre tuviera las lágrimas a flor de piel, y una tristeza que me inunda... creo de verdad que necesito más ayuda que la mía propia.
      M.P. es mi pareja, llevamos juntos seis años y tuvimos que superar un verdadero montón de problemas en los primeros tiempos, pero llegó un momento en el que fue como si hubiéramos limado asperezas y ahora encajamos como un puzzle, es un hombre muy, muy cariñoso, muy tierno, y es imposible no sentir su influencia y sentirse querida por él. Le digo aquí M.P. por "Míster Paranoias", una entrada que tuve que hacer cuando nos fuimos de minivacaciones hace dos veranos, de verdad, se le iba la pinza comiendo yogures a todas horas y con el miedo a que nos robaran en la casa mientras estábamos fuera, o en el coche mientras estábamos en el hotel o en la playa, ni nos pudimos bañar juntos... ufffff... sigue con esas cosas, supongo, pero como ahora no solemos ir de vacaciones nunca, no me estresan.
      Querida Kasioles, un abrazo muy fuerte para ti. Gracias por pasar.

      Eliminar
  11. Vivimos sumidos en la duda, en la paradoja, en ilusiones no satisfechas y a veces acaban pasando factura a nuestra salud, en esos casos el médico es el mejor aliado, y sobre todo, no hacer caso a las chorradas que dice la gente. Por lo demás, a la vista de las fotos y de dónde vives, yo diría que ya es para estar gozoso con vivir en Córdoba la nombrada. En Zaragoza hace más calor y más frío y sobre todo un horrible viento, y aún así se puede llegar a ser moderadamente feliz.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pitt, puedo creer que en Zaragoza haga más frío que aquí en invierno, pero ¿más calor? Ah, no, estamos en el Valle del Guadalquivir, mira el tiempo en las noticias, siempre aquí están la horribles olas de calor, siempre nos toca bailar con la más fea. Viento también tenemos estos últimos años, seca las plantas del huerto y nos pone de mal humor... en fin. Y, siendo más negativa aún, si te pasaras ahora por los lugares donde hice las fotos... están ya todo amarillos, secos, sin una flor ni una hierba verde. En cambio,mosquitos hay este año para dar, vender y regalar.
      No es eso lo que me agobia, es algo por dentro, que está ahí y se esfuerza en salir y yo me esfuerzo en empujarle para que no salga, pero me ahoga en la garganta.
      Gracias por venir, te vendes carísimo. Un beso.

      Eliminar
  12. Ay, Jana, escribiendo eres tan exuberante como un campo de lirios:)

    Chiquilla, qué energía. Y eso que el verano por estas tierras agota:)

    Oye, que no conozco a tu amiga. Al menos por el nombre no la conosco, quizá de cara, pero...:(

    Una vez estuve en El Carpio, en una boda. Y, no hace mucho viajé a Montoro y pasé cerca de tu pueblo.

    Sí que son hermosos los lirios del campo y las amapolas y las margaritas y las campanillas... La belleza de lo natural
    Y luego, ese poema de Ibarbourou es el que más me gusta de ella con diferencia. Y qué guapa era ella.

    En fin, te dejo un abrazo y muco ánimo y espabila chuquilla:):)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, es lógico que no la conozcas, pero es que me quedé tan sorprendida cuando vi que eras de Tomares que enseguida pensé en Pili -hoy día Pilar- y ¿por qué no?
      Nos estamos rondando, El Carpio está a 6 kms. de aquí!
      No había visto nunca fotos de Juana, ahora he buscado en Google y es verdad, qué bonita era. Tampoco sabía que vivió hasta 1979, siempre creí que era muy anterior a nuestra época. A mí me gustan mucho varios de sus poemas, el de "Despecho" me ha encantado siempre, pero es verdad que la dulzura que hay en "La Higuera" es mágica con diferencia.
      Me hace gracia, Trini, que me digas que espabile, es lo que intento, de verdad. Gracias, guapísima.
      Muchos besos para ti, desde cerquita.

      Eliminar
  13. Preciosas fotos! Te entusiasma y apasiona mucho hablar de las flores, cuando lo haces desaparece la depresión. A veces la depresión surge por que nos hace falta entusiasmarnos por algo. Al menos a mi me sucede.


    un abraxo!


    ResponderEliminar
  14. Qué buena observación, Marilyn, es verdad que cuando ando mal, si voy al vivero, o a pasear por el campo (cuando es época), me siento mejor, pero el problema es que últimamente me vienen a la mente frases y versos tristes incluso con las flores. Un desastre.
    Cuando empiezo a escribir algo sí me siento bien, feliz, pero no puedo estar siempre "empezando", y cuando lo continúo me da por verlo horrible, vulgar, mal explicado, tonto, y vuelta al malestar. Es algo que no puedo evitar por mucho que me diga que cambie el chip.
    Mil gracias por pasar por mi casita, Marilyn. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Que bonitas fotos y el poema ni se diga. Espero que pronto se pase ese desgano a medida que nos adentremos en el verano. Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Sofi, me alegro de leerte, guapísima. Esperemos, como tú dices, aunque ya están anunciando 40 grados para este fin de semana y me dan ganas de chillaaaaaaar! En fin, por ahora está bien la temperatura y yo intento animarme por todos los medios.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  17. Hola querida Jana
    Preciosas imágenes, adoro las flores... todas... las margaritas son divinas y así en un manto es como estar en el paraíso.
    Bellas letras la tuyas, en las que dejas ver la transparencia de tu alma.
    Besos

    Pd Gracias por tus lindísimas palabras, me has emocionado otra vez, es que soy de lágrima fácil como mi abuela Juana que lloraba todo el tiempo y no se sabía el porqué.
    Mira las dos somos hijas únicas. Yo no he podido tener hijos porque tuve a mi madre enferma durante doce años, se me pasó la vida aunque no me arrepiento. Sí tengo pareja, alguien muy bueno que me entiende, el otro día cuando sepultabamos a Millie, él lloró también y eso me emocionó mucho. Somos iguales. Tengo también a mi papá que cuidar de 90 años. Y eso es todo: algunos primos, amigas algunas... De niña sí tenía muchas.

    Besitos

    ResponderEliminar
  18. Ay, mi niña, yo no quiero emocionarte y que te sientas triste o llores otra vez. Yo también tengo épocas de lágrima fácil y otras en las que todo me duele pero nada me hace humedecer los ojos, quizá sea peor esto útimo.
    Al ser las dos hijas únicas es lógico que nos comprendamos mejor, eso marca mucho, ¿verdad? También mi niña es hija única, en realidad no podíamos buscar otro niño por la situación económica, yo no podía dejar de trabajar para criarlo y por eso no lo buscamos. Siento que ella no tenga el apoyo de sus hermanos, pero la verdad es que a veces pienso que no es ningún apoyo, que en muchas ocasiones los hermanos dan más quebraderos de cabeza que cariño verdadero, así que bien está como está. Yo quiero mucho a dos de mis primas, con las que tuve mucha relación de pequeña, y conservo la amistad con mi mejor amiga de la infancia, nos vemos poco pero sabemos que estamos ahí, eso es importante.
    Qué suerte tienes teniendo a tu papá cerca de ti, el mío se me fue a los noventa y cuatro años y lo recuerdo cada día mil veces. A él y a mi madre, que era muy joven cuando se me fue, tenía sesenta y siete años y nos quedaba muchísimo por hablar. Sueño con ellos casi todas las noches y eso hace que la pérdida me sea más llevadera, pues mis sueños parecen tan reales, hasta más, que la vida.
    Yo también estoy con un hombre muy, muy bueno, después de haber pasado por una separación que me resultó muy traumática pues era mi novio desde los quince años y llevaba con él veintitres. Pero ahora doy gracias a Dios cada día por el hombre que tengo a mi lado, por su ternura y su amor, eso solo puede pagarse con la misma moneda.
    Luján, me alegro mucho de haberte encontrado por estos mundos virtuales tan especiales. Que tengas un fin de semana bueno y feliz.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  19. Hola querida Jana
    Bueno no te preocupes por mis lágrimas que son así siempre... me salen solas, a veces hablo de algo y voy llorando por lo mismo que voy diciendo yo... es raro. Mi mamá siempre me decía "la vida no es así como la miras", que se yo... será que tengo alma de poeta, porque a veces me sorprendo yo misma de lo que digo y luego voy derramando lágrimas si es triste. En fin...

    Yo cuando era niña no me importaba ser hija única, porque tenía muchas amigas y me divertía, jugaba todo el día, tenía mis juguetes y nadie me los tocaba... de grande tuve que afrontar muchas cosas sola como la enfermedad de mi mamá, pero entiendo que a veces hay hermanos que no colaboran y es uno solo quien tiene que velar por sus padres. El destino es así... yo seguro que si hubiera tenido hijos hubiera tenido uno. Tu niña debe estar muy feliz porque cuando uno es niño no piensa tanto... todo es bello y está feliz con sus papás. No tienes que pensar y me alegro que hayas encontrado un amor de verdad, eso es bueno para sentirse acompañado y apoyado en todo cuando tenemos poca familia.

    Los padres de uno siempre estarán en el corazón, yo era muy compañera con mi mamá porque mi papá siempre fue un poco frío y ausente. Él es asi, no es malo... es su modo de ser. A mí me cuesta un poco cuidarlo porque me tengo que quedar mucho encerrada, salgo poco y eso a veces me pone triste.

    Te mando un beso enorme, a mi también me alegra haberte encontrado. Disfruta del airecillo fresco jiijii acá tenemos de sobra, el invierno se vino con todo en argentina.

    Cariños

    ResponderEliminar
  20. Querida Luján, he estado un par de días encerrada en un relato largo que me iba rondando y no he pasado por aquí para no distraerme, que yo cuando escribo me vuelvo obsesiva y lo que quiero es acabarlo pronto para descansar la mente, luego me pongo a corregir palabras y frases y eso ya me encanta y me lo tomo con calma...
    Es duro tener que quedarse encerrada un día y otro, se vive como si todos los días fueran iguales. Yo también tuve que quedarme un tiempo con mi padre, pero fue poco, por desgracia, solo unos meses porque él vivió solo durante muchos años, era muy independiente y no quería vivir con nadie cuando mi madre murió, hasta que ya se puso mal el pobrecito y me lo tuve que traer, que no quería pero enseguida se adaptó, aunque hubo una etapa muy difícil... en fin, no quiero hablar de eso porque me entristezco y lo que quiero es recordarlo como era cuando estaba bien, mayor pero genial, que tuvo una salud de hierro hasta el último mes.
    Mi niña ya es grande, sabes, tiene 21 años y tiene su vida hecha, vive a veinte kilómetros de aquí, trabaja de recepcionista en un gimnasio, se está preparando para un grado superior a distancia (de Educación Infantil, como yo) y es independiente hace ya tiempo, pero gracias al skype y al teléfono seguimos muy unidas, hablamos mucho cada día, a ella le gusta escribir como a mí aunque hace ya que no escribe (si es que no tiene tiempo, caramba). Precisamente hoy tiene libre y viene para casa, estoy deseando que llegue, el día que viene es fiesta para mí, aunque cuando se va me quedo tan tristona a pesar de que luego comunicamos siempre... es ley de vida, claro.
    Luján, un beso muy grande, preciosa, y abrígate. No creas, te envidio el invierno, este verano de Córdoba es criminal, de verdad. <3 <3 <3

    ResponderEliminar
  21. Recojo las amapolas y el cariño que hay en ellas. Muchas gracias, no las había visto porque he estado “desenchufada” unos días.
    Todas las flores que has puesto me gustan, las flores silvestres tiene un encanto especial, son generosas y se dejan mirar. Me ha encantado toda la entrada, como hablas de las flores pequeñas, del río, de la vida al fin. Y los higos (me gustan mucho) . Gracias, pondré las flores en Autodidactabis para que duren siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo vi, Ester, me alegro mucho de que estés de vuelta (eso, egoístamente, es verdad) y de que hayas disfrutado de ese "desenchufe" total.
      Yo también adoro las flores silvestres por su generosidad y su sencillez, viven para alegrarnos la vista y acariciarnos el olfato, y de verdad que consiguen animar, para mí salir a pasear por las cercanías y verlas sigue siendo algo milagroso, aunque se repita cada día. Y un ramillete de flores silvestres me hace tan feliz como las más galanas rosas, porque vienen con amor.
      ¡Este año voy a intentar hacer mermelada de higos! Ya te contaré.
      Saltos y brincos.

      Eliminar
  22. Llego aquí de la mano de Ester y es todo un placer.
    Que jardin de fotos preciosas tienes...
    Con tu permiso , me quedo

    Besos y vendré mas despacito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te hayan gustado las fotos, Tramos, las tenía guardadas hace tiempo y nunca las ponía. Pronto os pondré las de mis deliciosos gatines, ayer cumplieron 1 mes y están lindísimos, han empezado a comer un poquito de pienso y se pasan el día jugando, mamando y durmiendo.
      Pasaré a hacerte una visita. Un beso.

      Eliminar
  23. Qué lindas las flores!!!
    Ánimo Jana, son épocas yo creo. A veces una no le encuentra sentido a nada, pero suele pasar y una vuelve a estar feliz (o eso creo yo, ya que esa es mi experiencia).
    Los higos me vuelven loca, son mi fruta preferida.
    Un beso enorme, y espero en breve estés más contenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva, cierto que son épocas, ahora mismo estoy mejor (ayer estaba deprimidísima...) pero ya llevo un año largo que realmente sé que necesito ayuda y no me basta con lorazepan, que es lo que me mandó el médico, te relaja mucho pero a mí me da tanto sueño que me paso el día atontada, ahora solo tomo medio por la noche y a veces tengo que tomar otro medio durante el día porque me siento como a mil revoluciones, pero yo creo que debe haber algo más indicado para mí.
      A mí también me gustan mucho los higos, y secos, ¡hummmm! deliciosos. Pero... ¡ay, que engordan mucho, qué rabia que todo lo que está bueno engorde!
      Muchos besos, guapísima.

      Eliminar
  24. Guapa en que andas que no posteas, extraño tus entradas. Si tienes ganas mandame un mail que me encantaba escribirme contigo. Mi mail es: maria@mariatrendy.com

    ResponderEliminar
  25. Hola mi querida Jana.
    El tiempo y la distancia no es un impedimento, para mandarte un abrazo grande lleno de cariño, energía positiva y un muy fuerte deseo de ánimo para tu alma, sabes que aquí, te esperamos.
    Ambar

    ResponderEliminar

Contacto

Ana Vega Burgos
anavegaburgos,@hotmail.com